Editorial

EMPRENDER…

Actualmente nos acompaña un doble riesgo de salud, compuesto por los virus y el cambio climático. Además, la medida de la contracción económica que enfrentaremos será mayúscula, y desgraciadamente se va a manifestar en cerrazón y aislamiento creciente de personas, instituciones y países. El miedo y la incertidumbre tomarán la escena, lo que viene no tiene precedente, solo en México el índice de contracción será cercano a -10% este 2020, eso gracias también a la desatención de las autoridades al empleo y a los empresarios que lo producen. Se viene una contracción sincronizada de la mayoría de las economías del mundo, el grado de esta crisis no tiene precedente, la inversión se colapsará y el gasto del consumidor se reducirá. Esta es la primera crisis que no se originó por la economía, sino por la salud.

Aun así, y aunque suene descabellado, este es el momento propicio para emprender negocios o proyectos y aprovechar la situación pues se van a dar oportunidades de compra para muchas cosas a muy bajo costo, y como siempre los ricos ganarán más. Además, se podría hacer coincidir el tiempo que toma armar el negocio o desarrollar un proyecto, con el tiempo de normalización de la situación actual. Hay tanta gente valiosa, honesta y con ideas por ahí, que conviene una organización solidaria para modificar las cosas, aun con alcances limitado. Estudiar y desarrollar ideas mezcladas de proyectos o negocios, y de lograr salir de esta precaria situación podríamos, con suerte, despertar a un nuevo renacimiento. Y como no se puede reemplazar algo con nada, alinear los intereses y actuar el éxito, si no por uno mismo, por los hijos y nietos, pues el silencio no es opción y la experiencia no es experiencia si no te conduce a la gratitud. Solo debemos cuidar que las restricciones actuales a la cercanía y al contacto físico no lleguen a reducir los afectos emocionales o a incrementar la frialdad y el desapego. El que la demanda de casi todo se esté reduciendo no significa que se va a quedar así. Es momento de prepararse para recibir y atender la demanda que estuvo contenida todos estos meses, y emprender negocios, mejoras, construcciones y ampliaciones de facilidades y espacios físicos, que quedarían concluidos para cuando se abra nuevamente la demanda.

Ya están aquí los nuevos cambios y ajustes en el diseño arquitectónico y constructivo para los espacios físicos de habitación, trabajo y recreo, esto debido a las nuevas condicionantes sanitarias, que no van a ser temporales. Algunos, a elegir según cada caso lo requiera, serían: pasillos amplios de ida y vuelta mínimos accesos y salida, y circulaciones controlados con vistas a 360°; vestíbulos de transición; espacios personales y mobiliario que garanticen separación entre los ocupantes; ascensores compartimentados y de manos libres; ventilación forzada y retornos de aire a nivel de piso con filtros EPA y varios cambios por hora; portales desinfectantes UVC ( luz ultra violeta); cámaras térmicas para toma de temperatura; jardines interiores abiertos para asoleamiento, ventilación y vistas; señalización informativa y restrictiva en pisos y muros, e íconos de distanciamiento y manos libres para puertas, llaves y perilla; servicios sanitarios con lavamanos accesible y cuartos de aseo; acabados interiores en colores claros anti bacterias y 100% lavables; tapetes sanitarios; eficiencia estructural y de instalaciones para posibilitar espacios flexibles en usos futuros; luz natural; aislamientos térmicos y acústicos, plafones y lámparas abiertos y accesibles evitando rincones ocultos , etc.

En arquitectura no hay obras pequeñas, solo grandes arquitectos, pues la buena arquitectura eleva el espíritu. El trauma que ha producido la contingencia es inspirador para la creatividad e innovación. El “home office”, trabajo remoto desde casa sin ir a la oficina o al taller, mostró la necesidad de contar en casa con un espacio físico dedicado a trabajar (oficina-taller) con independencia y privacidad, son posibles y recomendables las adaptaciones y remodelaciones.
La habilidad digital está en auge, pero debe ser complementada con las “aptitudes blandas” como la empatía, la inteligencia emocional, la colaboración y la creatividad. Sin duda la economía digital se verá fortalecida y crecerá su vigencia e importancia, igual el impacto de las redes sociales en el futuro político de los gobiernos. Estemos atentos a no permitir el triunfo de la ignorancia y la soberbia, es necesario pulir las aristas sociales de la estupidez humana.
El talento es un regalo de la vida. El esfuerzo personal de todos los días sin rendirse es el mérito verdadero de cada persona. Difícil resistir la admiración y el amor noble, sincero y espontaneo. Cualquier tipo de amor para ser verdadero debe cumplir cuatro condiciones: cuidado, respeto, responsabilidad y conocimiento, según Erick Frohm en “El Arte de Amar”


La fe es el antiséptico del alma

(Walt Whitman)

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar