Editorial

MODERAR (1)…

Por un lado está el colapso de los ingresos corporativos, que deberían compartirse entre los accionistas, la administración y los empleados. Las empresas ya están revisando qué costos se deben recortar para garantizar su supervivencia con responsabilidad social, cuidando que no se perciba que las pérdidas se socializan y las ganancias se privatizan. Y por el otro lado la recuperación del precio del barril de crudo Brent que en enero del 2020 era de $70 dólares, cayó en abril a $20 dólares y hoy es de $44 dólares, debido en parte a que las economías de Asía ya se están recuperando. Es momento de moderar, entre la serenidad y la ansiedad.

Jóvenes enfrentan la crisis más aguda al buscar empleo

Esperanzados en que hoy muchas compañías mundiales de energía están invirtiendo en la transición del carbón y el petróleo a energías renovables. Parece que finalmente la revolución verde está en marcha, la sustentabilidad es rentable aunque al principio las inversiones son cuantiosas y de lenta recuperación. Hoy que las energías limpias tienen un respiro al haberse reducido la demanda global de petróleo en un 20 % este medio año, y que la Unión Europea está incentivando inversiones en energía renovable, es una gran oportunidad por la caída mundial del consumo, y la reducción del 32 % de inversión en nuevos proyectos de exploración y explotación de pozos nuevos. Además, algunos países europeos ya se han auto impuesto plazos formales para descarbonizar totalmente sus economías. Las energías eólica y solar están ya maduras e industrializándose, igual el hidrógeno que como combustible limpio, aunque caro, su deshecho es agua. Anima conocer la nueva publicidad de ARAMCO, la petrolera más grande del mundo y uno de los responsables de la contaminación global, y que aparece en las pistas de la FÓRMULA 1 con bellos colores azul y verde ecológicos y la frase: “where energy is opportunity”, esperemos que ya se trate de energías limpias.

México: El único país del G20 que no apoya las Energías Renovables

Un factor indispensable para la reducción de la contaminación es el transporte público. Es condición necesaria para moderar el uso del auto particular que los ciudadanos puedan contar con un transporte público digno y eficiente. En Monterrey estamos hoy empantanados en prácticas que impiden cualquier esfuerzo serio para mejorar el transporte público, Con la crisis del Covid-19 a todo lo que da, y las autoridades haciendo lo opuesto a lo que deberían estar haciendo: reducen las rutas, los horarios del servicio, y casi a la mitad el número de unidades en circulación, propiciando aglomeraciones de gente en espera o dentro de la unidad, y exponiendo criminalmente la salud pública, pretendiendo que la gente no salga de casa. ¿Que no se dan cuenta que la gente sale de casa por necesidad? Llevamos casi 6 meses de confinamiento e inactividad, ¡la gente tiene que salir a trabajar! Muy pocos tienen un ahorro que les permita quedarse en casa. ¿Será tan difícil entender eso?

Así operará el transporte público colectivo en Barranquilla durante el  toque de queda

El culto al auto particular ha llegado a extremos insostenibles. Para transportar 50 personas en un autobús se ocupan 40 metros cuadrados, esas mismas 50 personas conduciendo cada una su propio auto ocupan 250 metros cuadrados, más de 6 veces de superficie vial de la ciudad, además de los estacionamientos y talleres. Urge moderar el uso del auto particular en viajes al trabajo. Con un transporte público funcional, se pueden transformar extensas áreas viales en parques y áreas peatonales arboladas, mejorando la salud, habitabilidad y belleza de la ciudad.

Congestión vehícular se ha ido al suelo por el Coronavirus

“Es curioso como la economía está a punto de colapsar, porque la gente solo está comprando lo que necesita”

Jaime Claudio Pérez García

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar