Editorial

PAUSAR…

Estanques de agua serena reflejando un cielo azul, fuentes pausadas, y más allá una larga línea de agua en movimiento, cambiando de perfil, forma y sentido, circulando a veces fluida y lenta, a veces escarpada y rápida, evocando los tiempos buenos y los difíciles, las buenas y las malas épocas por las que todos pasamos. (Inspiración: Mayran McKenna)

Hay días que sonríen y otros que ni la cara asoman, en los que nada se deja hacer bien. Las palabras son como los picos y las palas, van horadando tras muchos golpes y acarreos. ¡Arre!… Lo que escribes, lo que imaginas, lo que produces, no es tuyo. Al dar a luz cualquier texto, obra o producto cobra vida propia, el autor se diluye, pasa a ser propiedad de quienes lo leen o lo viven. Escribir como estar conversando, con una fluidez natural sin producir sorpresas, pero en la que siempre esté presente el misterio, para que el texto cobre vida, produzca preguntas, ser un lienzo en blanco, en sintonía con tu propia esencia Las palabras sí pueden cambiar las cosas al sobrellevar el deterioro natural de los años y tratar de pausar al tiempo incontrolable, que nos lleva a la vejez al cerrarse las puertas. Imperio del silencio y la indiferencia.
Evitando “fat news”, moralistas y recomendadores. Pero hay ciertas cosas que ayudan a espantar a la impaciencia, como llenar los huecos sin actividad con otra actividad, aceptar y superar el fracaso, verlo como una pausa, decirlo cuando algo está bien hecho e ir un paso adelante para que la narrativa funcione, entender el deterioro natural de las cosas, pues la mayor parte de los éxitos surgen de las cenizas que dejaron los fracasos.

Las previsiones esperadas al terminar esta situación de pausa no son nada alentadoras, no queremos pensar en eso, pero seguro todo cambiará de una forma desconocida, y difícilmente será mejor de lo que fue antes, Estamos iniciando un ritual auspiciador, el manejo de los retos como un desafío, como una misión. En los periodos de incertidumbre resaltan las debilidades no resueltas, se pierden las anclas y navegas sin rumbo. Es la tonalidad apropiada para los tiempos actuales. El daño inició al aprender a mentir. Notable ironía se está presentado con la caída drástica del consumo mundial de combustibles fósiles y viajes. Barcos, autos y aviones inmóviles. Se alinearon las variables y se cumpe (por motivos inesperados y con todos los daños previstos) la propuesta de Greta Thunberg para detener el cambio climático. Sin duda, las casualidades nos gobiernan.

Northern Lights as seen from space. Image: NASA

Hoy, al ser tan asépticos, tan cuidadosos ¿no estaremos debilitando nuestro propio sistema inmunológico? Que ya estaba acostumbrado a manejar mugre y desechar o superar virus y bacterias desde siempre, además del debilitamiento de las habilidades sociales debido al aislamiento. Al simplificar algo crece en sencillez y sustancia, se consigue un resultado más logrado al utilizar menos tiempo y recursos en el proceso, solo es darse el espacio y encontrar el momento. Hay cosas que tu imaginación quisiera que sucedieran y no suceden, y hay otras cosas que suceden y nunca te imaginaste que podrían suceder.

In the morning when I wake up and listen to the sound / of the birds outside on the roof / I try to ignore what the paper say / And I try not to read all the news. “It´s a dream” Neil Young

La juventud es un regalo, la edad es una obra de arte.

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar