Urbanismo y Construcción

Un departamento en Nueva York con altas dosis de color

Cuando la genialidad se encuentra con la energía se consiguen resultados extraordinarios. Basta un vistazo al perfil en Instagram del diseñador ruso Dmitry Reutov para enamorarse del color y la vivacidad de sus creaciones.

Fueron esos factores los que convencieron a la pareja residente de este departamento en Nueva York, de entregarle el espacio como un lienzo en blanco para que lo inundara de su sello. La única consigna fue que estuviera alejado de convencionalidades, y el producto fue mucho más allá de sus deseos, pues resultó en un concepto Russia meets Mexico que nos deja boquiabiertos.

cocina del departamento en Nueva York por REUTOV DESIGN

En 55 metros cuadrados, Reutov logró encapsular la belleza de los atardeceres del desierto mexicano y elementos estructurales de su arquitectura, con un toque del efecto wow, insignia del creativo, creando un oasis colorido en medio de la Gran Manzana.

Para lograr el concepto general del diseño, Dmitry eligió el cactus como médula espinal del proyecto. En el apartamento, se le encuentra vivo, en fotografías y en lo simbólico. “Uno de los elementos importantes en el interior es el cactus. Ésta es una planta especial con un diseño que parece cósmico. En una abstracción creativa, busqué representar el cactus en forma de columnas. Son de diferentes colores y formas; están ubicadas al azar y en los lugares más impredecibles como estarían en un paisaje natural. Me pareció, además, un gran homenaje a México, que tiene una cactácea en su bandera”, compartió Reutov.

Baño y lavabo depa Nueva York por Reutov Design

Cada elemento del espacio está cuidadosamente ideado para deslumbrar y mantener la misma narrativa, quizá eso es lo verdaderamente fascinante de este hogar. Aunque todas las casas cuentan historias, ésta es un cuento creado para asombrar.

El terrazo, el cemento y el metal fusionados con las cactáceas son el primer párrafo dedicado a atraparte y situarte espacialmente. Te transportan al desierto utópico que te prepara para el clímax, la explosión de colores en una gama perfectamente delimitada, desde la cocina y hasta la sala de baño.

La trama continúa hasta terminar con el final delicado que ofrece la recámara y su atmósfera de calma, donde un muro escalonado —muy al estilo Barragán— enmarca la sencilla cama con base de madera en un juego de colores que recuerdan el atardecer e invitan al habitante a soñar.

El piso es de concreto con aditivos de pigmentos naturales y composiciones especiales para lograr el color menta brillante.
En la habitación, un muro escalonado —muy al estilo Barragán— enmarca la sencilla cama con base de madera.
En el comedor, sillas de la serie Masters de Kartell y mesa diseñada por Dmitry Reutov.
Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *