Editorial

“Sensibilizar es Humanizar”

En todas las culturas el origen del hombre y el significado de nuestra presencia en la tierra se manifiesta en complejos valores creados y compartidos en común, y se llega a la convicción de que el hombre es un intruso que ha roto y ha violado el orden del universo, el caos es entonces una condición natural de la vida. El hombre defiende el orden universal que siempre es amenazado por el caos, y cuando colapsa, él debe crear un nuevo orden, esta vez, el suyo propio. Pero el exilio, la expiación y la penitencia proceden de la reconciliación del hombre con el universo, y como aún no la hemos alcanzado, aflora un temor que sacude la raíz de nuestra humanidad. En el conocimiento y la inocencia es que el hombre y la naturaleza se pueden reconciliar y encontrar la armonía. El hombre no está en la historia, es la historia, y es una poblada de ironías y paradojas. El paraíso no está perdido, sino olvidado, y es ahí donde los pensamientos individuales se vuelven traumas colectivos. “El hombre es un gusano y un héroe, una porquería y una hermosura, esa trágica dualidad es la suma de sus perfecciones e imperfecciones” decía Blas Pascal. La crueldad humana es algo que siempre ha existido, basta ver la historia de la tortura. ¡Qué gran vergüenza!, el hombre, que es capaz de sentir amor, odio, tristeza y alegría, oscilando entre las más altas noblezas y las más profundas bajezas.

Todo en la propia vida es una saga, observando podrás encontrar los hilos que la entretejen y la conexión de los puntos que le dan sustento. La vida es como una alfombra, se van tejiendo los hilos hasta que al final queda una imagen inacabada, casi nunca concluida. Pero en una ilusoria eternidad siempre se puede empezar de nuevo, pues el tiempo es una invención humana y lo esencial es invisible a los ojos. De pronto sientes que el mundo se te viene encima, piensas que nada va a salir bien, dudas e intuyes que habrá problemas serios y fuera de control. Es ahí donde debes inventar algo estimulante y absorbente que te permita una ocupación productiva, para así empujar las nubes negras de tu mente. Es ahí donde nace una nueva ilusión, tan endeble y vulnerable como las anteriores, pero que aún no desaparece ni se ha derrumbado. Habrá que esperar con esperanza. El azar provee, pero también arrebata.

¡Pero que aburridos son los discursos de la mayoría de los políticos! Viven alabándose a sí mismos, inflando su propio ego como un reflejo de su enorme inseguridad, auténticos somníferos y una verdadera pérdida de tiempo. Yo jamás escucho a ninguno, son altamente tóxicos. Se aplica aquí aquel dicho de la maestra de mi sobrino Héctor: “párate derecho para que te vean, habla fuerte para que te escuchen y se breve para que te lo agradezcan”.

Es muy triste ver que una mujer que se supone representa al instinto más noble del ser humano, el instinto maternal, se comporte de una forma tan insensible, hosca e inhumana, cegada a la más elemental de las sensibilidades hacia los que sufren en la desesperanza. Llena de envidia, resentimiento y revanchismo vengativo. El peor machismo es el machismo femenino, aclarando que en la nobleza de los movimientos femeninos no existe el machismo.
Actitud que denota un complejo de inferioridad que los aisla y los bloquea a todo lo que no quieren escuchar. El mejor amigo es el que te cuestiona, no el que te adula. Abrirse a la diversidad, no por otra cosa sino porque la vida es diversa, pues aferrados al error como están, solo hacen crecer más la bola de nieve. La claridad es cortesía, y la cortesía solo se aprende en casa.

“making all his nowhere plans for nobody”

(George Harrison)

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar